3.2.16

DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER

Aprovechando que el 4 de febrero es el día mundial contra el cáncer, hoy me gustaría compartir con vosotros una recopilación, si es que se le puede llamar así, de estudios y materiales, todos relacionados con nuestros estilo de vida, incluyendo alimentación y ejercicio, que pueden ayudar a plantarle cara a esta dura enfermedad.

En primer lugar,y publicado antes de que la OMS nos prohibiera el bacon y las salchichas, la World Cancer Research Fund International (asociación sin ánimo de lucro que se dedica a la investigación del cáncer y que se compone a su vez de prestigiosas asociaciones a nivel nacional como son la de Reino Unido o Estados Unidos), publica regularmente sus conclusiones acerca del impacto de las pautas alimenticias en el cáncer.

Actualmente, está disponible su segundo estudio, aunque es una obra viva, en constante actualización para dar cabida a las novedades que los diversos estudios a lo largo del mundo van aportando. Podéis leer el estudio (en inglés) aquí: http://www.wcrf.org/sites/default/files/Second-Expert-Report.pdf

¿Un pequeño resumen? Pues no, no es bueno comer bacon y salchichas a diario, pero estoy segura de que el sentido común ya nos lo decía antes de leerlo. Fumar, beber habitualmente, no hacer ejercicio, tener las hormonas descontroladas y, en general, cualquier cosa que genere en nuestro organismo un estado de inflamación, es caldo de cultivo para que nuestro ADN empiece a parecerse al de Lobezno, pero para mal.

De todos modos, y a pesar de que puede resultar un texto demasiado técnico, os recomiendo muchísimo la lectura de este estudio. Explica paso a paso el proceso de proliferación celular que se genera en el organismo enfermo, cita los estudios en los que basa sus afirmaciones y explica con pelos y señales porqué la cúrcuma o el licopeno (que no es otra cosa que el caroteno que da ese color rojo tan majo a los tomates y sandías y que además ejerce de intermediario en la biosíntesis del beta caroteno, que es lo que nos hace coger color con el solete) favorecen la muerte de las células cancerígenas ya que éstas no se alimentan de oxígeno como las células sanas, sino de azúcares. Estos alimentos inducen la apoptosis (muerte) de las células cancerígenas, lo que los convierte en aliados naturales del tratamiento con quimio y radio terapia.

En esta misma línea, y ya en castellano, el libro "Mis recetas anticáncer" de la médico de familia Odile Fernández, da pautas interesantes. Ya no tanto a la hora de extraer recetas para la vida diaria, pero sí para entender cómo es el proceso de proliferación de las células cancerígenas, cómo éstas pueden desembocar en un estado de inflamación crónica que sirve para extender el mensaje de la enfermedad a través del sistema circulatorio, o porqué es importante comer brécol sin cocerlo demasiado.

A mi me resultó un libro muy interesante. Aunque no comulgo en absoluto con muchas de sus explicaciones ni métodos, sí me ayudó a entender muchos de estos procesos que, a primera vista, parecen farragosos y que en cambio son el día a día de la enfermedad. Cada caso y cada enfermo es distinto, pero sí me parece interesante saber que al tratamiento médico es necesario apoyarlo desde casa con la mejor alimentación posible y no, por hacérselo más llevadero al paciente, darle de comer dulces que muchas veces piden y que, como os decía, ayudan a que las células cancerígenas se hagan fuertes.

Obviamente estas pautas ya las da el médico en el momento del diagnóstico y durante las revisiones pero en ese momento no se computa nada de lo que te digan y es muy difícil, y contraproducente para el ánimo de cualquiera, revertir una vida de excesos grasientos, fumadores y bebedores en sólo unos meses en los que, además, tienes que lidiar con todo un lío de médicos, quimios, operaciones, náuseas y ganas de mandarlo todo a la mierda.

El hecho es que nuestra alimentación diaria ha ido introduciendo una cantidad de carne descomunal en los últimos años. La dieta ideal para tener un estilo de vida saludable pasa por comer muchos más vegetales, cuanto más naturales, mejor. Y menos carne. Y os lo dice una carnívora convencida que, si por mí fuera, sólo haría parones en una dieta de patatas fritas con milanesas, bocatas de jamón serrano, churrascos, hamburguesas y chuletones a la plancha para comerme una rica tortilla de patata con cebolla. O huevos rotos con patatas, que al final es lo mismo. Y doritos y coca cola. Sobre todo doritos.

La cuestión es que tampoco se trata de demonizar la carne, sus procesados y demás cosas ricas y con cero nutrientes. Simplemente hay que tratar de llevar una alimentación lo más sana y vegetal posible a diario, y de vez en cuando darse un homenaje. Eso por no hablar de que si comemos a base de donuts y salchichas rebozadas en bacon todos los días eso va a repercutir en nuestras arterias y talla de pantalón, y igual los astros se alinean y no resultamos premiados con una rifa de cáncer-cupón, pero sanos sanotes fijo que no vamos a estar.

Por último, ejercicio. Media hora tres veces por semana, mínimo. Y sin hacer temeridades no vaya a ser que nos vengamos arriba y nos dé un zapatazo. Andar a paso rápido, bici, lo que sea. Si os va más el rollo de hacer tablas en casa, Karena y Katrina de Tone It Up hacen unas tablas intensas pero fáciles de seguir y muy completas:



Para niveles un poquito más avanzados, TMAC Fitness tiene unos vídeos interesantes y con ejercicios más complejos pero no demasiado difíciles de replicar correctamente en casa:



Y ante todo, ¡prevención! Además de comer sano, moverse y hacer ejercicio, beber poquito o nada y no fumar, hay que estar atento a cualquier cambio raro que notemos. Autoexploración para las damas y sus pechos y revisiones médicas a go-go. En este caso, el mejor ataque es una buena defensa.

LOOKS DE INVITADA GANADORES / WINNING GUESTS LOOK

Os comentaba en posts anteriores que Solace London, una marca normalmente más adecuada para salir de discoteca, esta temporada nos está dejando grandes looks de invitadas de boda. Y hoy os quiero mostrar otro.

On previous posts I've already talk to you about the gorgeous wedding guest looks that Solace London is offering to us this season. And today I'm sharing another with you.

Vestido Solace London



De nuevo cortes sencillos pero favorecedores. El color resalta casi todos los tonos de piel y permite jugar muchísimo con los complementos. Desde un look más rockero con una chaqueta de cuero a más lady con un turbante y una estola de pelo, podemos hacer muchísimos looks con un sólo vestido.  

Once again, a very simple dress with an amazing colour that compliments almost every skin tone.
What I like the most about it is its versatility, we can either put on our Leather Perfecto or, for a more screen-siren look, cover up with a fur coat or scarf and add some fancy turban to our hairstyle.

Look 1 - Rockero y juvenil: / Look 1 - Young and rock:




Look 2 - Glam con un toque Margot Tenenbaun: / Look 1 - Glam with a Margot Tenenbaum twist: 



Abrigo Mango - Turbante Asos - Clutch Transparente The Code Place



Y unos zapatos que me tienen absolutamente enamorada y que con este vestido quedarían genial.

And these shoes, which I totally love.

Zapatos Giraffe de Carvela 

Shoes Carvela's Giraffe 

1.2.16

Sujetadores deportivos y otros dramas de gimnasio - Vol. 3

Como última entrega de mi epopeya épica de gimnasios y botes indeseados, hoy os dejo algunas experiencias negativas que he tenido con marcas que, como vamos a ver, tienen diseños preciosos pero que no ofrecen un grado de sujección que esté a la altura.

Poniéndome en plan la Bradshaw, no puedo evitar preguntarme cuándo alguna marca se dará cuenta de que puede ofrecer las dos cosas, diseño y sujección.

29.1.16

México lindo y querido


Me apasiona la comida mexicana. No sé si es algo que surge dentro de cualquiera que haya crecido comiendo pimientos de Padrón de los que unos pican y otros también, o si ha sido un gusto adquirido, quizás condicionado por la pasión por las películas del grande Mario Moreno que tenía el programador de TVE durante mi infancia. Pero lo cierto es que siempre me ha gustado.

No ha habido descubrimientos como con la cocina India o la Thailandesa, que así a priori pensaba que no me gustarían y a las que recurrí acuciada por la necesidad de comer algo con vegetales y que no estuviera frito siete veces durante mis tiempos newyorkinos. Ahora podría alimentarme a base de ellas casi en exclusiva.

De la comida mexicana me gusta hasta el queso fundido con huitlacoche (un hongo del maíz pero, eh!, que nosotros tenemos callos y riñones al jerez!), y eso que me dio un asco tremendo la primera vez que lo vi.


27.1.16

feminista feliz que no odia a los hombres y a quien le gusta llevar pintalabios y tacones altos para sí misma y no para los hombres


“Si hacemos algo una y otra vez, acaba siendo normal. Si vemos la misma cosa una y otra vez, acaba siendo normal. Si sólo los chicos llegan a monitores de clase, al final llegará el momento en que pensemos, aunque sea de forma inconsciente, que el monitor de clase tiene que ser un chico. Si solo vemos hombres presidiendo empresas, empezará a parecernos natural que solo haya hombres presidentes de empresas”.

Con unas escuetas 64 páginas, Todos deberíamos ser feministas (Literatura Random House), es la adaptación de una charla que la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie dío en abril de 2013 en TEDxEuston, simposio anual centrado en África, celebrado en el marco de las conferencias TED (esas increíbles conferencias que se realizan periódicamente por todo el mundo, con grandísimos conferenciantes y en las que se comunican ideas que vale la pena difundir).